LA MAGUA: sensibilidad y folclore canario

24.01.2023

Ona Flores presenta su exposición 'La Magua' en el Centro Municipal de Arte Joven (Granada)

Ona Flores ante su exposición. Fotografía: Liberato
Ona Flores ante su exposición. Fotografía: Liberato

"Para los que emigran por necesidad y dejan una parte de sí mismos en las islas. Para los que desean conocer la verdadera cultura canaria. Para los que luchan día a día para que nuestro folclore no caiga en el olvido. Para mi familia y para mí, para no olvidar nunca de donde vengo".

Con tan solo 22 años y una cámara, Ona Flores presenta con estas palabras la que es su primera exposición fotográfica. 'La Magua', que desde el 16 de Enero alberga el Centro Municipal de Arte Joven de Granada estará abierta al público hasta el día 16 de Febrero. La Dosis tuvo la amabilidad de ser invitada a su inauguración y contaros de primera mano lo que es capaz de hacer esta joven artista tinerfeña.

Tal y como nos cuenta su creadora, el título no podía ser otro que este canarismo tan peculiar. El significado de Magua apela a un sentimiento de pena o lástima que se siente por la falta de algo. En su caso es Tenerife, lugar que hace un año y medio dejó atrás por un futuro académico en Granada. Ona apuntilla que la exposición es un vehículo sentimental para aquellos que están fuera de Canarias no olviden lo que les identifica, pero que también lo puede ser para todos aquellos que están fuera de sus hogares, independientemente de su origen. Su deseo no solo es dar a conocer el olvidado folclore canario, sino también crear una conciencia general en el espectador sobre las tradiciones e identidades culturales que cada uno sienta como suyas.

"Granada está llena de gente de muchas partes de España y del mundo, por tanto, me parecía el mejor lugar para presentar algo así."



Una vez nos adentramos en la sala nos espera una carta escrita de puño y letra por su abuela. Gracias a su lectura, nuestra sensibilidad ante las aproximadamente cuarenta fotografías que conforman la exposición pueden ser vistas con los mismos ojos de su creadora. La puerta a la intimidad de la vida rural tinerfeña se nos abre de par en par y su abuela, protagonista de la mayoría de las fotos, crea la conciencia patrimonial esperada

Ese folclore rural asociado a nuestros mayores es el que más corre riesgo de desaparecer y el que en muchos lugares de España apenas se protege. Y no es fácil, existen muchas herramientas institucionales que pueden ayudar a salvaguardar el patrimonio, pero mientras que el material (los monumentos o los cuadros de un museo) no exigen mucho más para sobrevivir, el inmaterial (los bailes regionales o la gastronomía) precisa de compromiso social. Si no hay nadie que practique las costumbres, las estamos condenando a su desaparición.

Más allá de esta denuncia patrimonial, la exposición nos da la oportunidad de conocer el desarrollo personal y artístico de Ona Flores, desde los primeros autorretratos que se tomó cuando comenzó su relación con la fotografía, allá por la cuarentena de 2020, hasta el amor y admiración que siente hacia su abuela, retratando no solo su persona, si no también su vida cada vez que tiene oportunidad de volver unos días a su pueblo. 'La Magua' son detalles, cotidianidad y retratos llenos de sensibilidad, pues quien los ha mirado antes de darle al disparador de la cámara los ama como si fuesen una parte de sí misma.


Eloy González