Las 5 mejores películas de suspense (I) 1960 - 2000


Es bien sabido que, a lo largo de nuestra rutina, resulta francamente complicado encontrar algo de tiempo para relajarnos y disfrutar de un buen clásico del cine. Naturalmente, durante nuestros ratos de evasión, solemos tender a ver alguna serie transitoria, o la típica película de Netflix de serie B. Sin embargo, durante esta cuarentena no nos queda otra que permanecer encerrados en casa, por lo que, ¿puede haber mejor excusa para empaparnos de buen cine? ¡Yo diría que no!


El cine de suspense o thriller se encuentra, sin ninguna duda, entre mis géneros favoritos del séptimo arte. Su mayor cualidad reside en mantener al espectador en vilo, con una constante tensión, consecuencia de la incertidumbre que nos produce el desarrollo del personaje. Sus historias están dotadas de un ritmo frenético, una acción constante y unos villanos complejos e ingeniosos. Tampoco puede faltar mencionar la importancia de la banda sonora y el sonido ambiente, convirtiéndose en un protagonista más de la obra.

Así pues, he decidido realizar una selección de mis diez películas preferidas del género, ordenadas por orden cronológico, y que son un icono referente para el cine de suspense. Esta selección contará con dos partes: una primera, que abarcará desde películas de los 60s hasta principios de milenio, y la segunda, que se desenvolverá hasta la actualidad. Además, seremos testigos de la relevancia musical en éstas, así como quiénes fueron sus compositores. Lógicamente, resulta complicado no mencionar muchas otras, por lo que iremos relacionándolas entre sí. ¡Y nada de spoilers...! Sin más dilación, es hora de sumergirnos entre los mejores thriller a lo largo de la historia.


· PSICOSIS (1960) 

No creo que exista nadie que cuestione a Alfred Hitchcock como maestro y pionero del cine de suspense. Todos habréis visto alguna vez, sin lugar a dudas, la icónica escena del asesinato en la ducha -acompañado por una angustiosa y mítica banda sonora-. Son muchas las características con las que podemos identificar a este director al instante: argumentos simples, escasa presencia de diálogos (aunque son bastante concisos y reveladores), importancia del montaje y de los encuadres, el sonido como protagonista y la figura de la mujer como papel fundamental, entre otros.

Psycho, o Psicosis en España, se trata de la consumación máxima de su cine, así como del asentamiento final del género. Basada en la novela de Robert Bloch, inspirada en el macabro asesino Ed Gein, nos cuenta la historia de cómo Marion (Janet Leigh), una joven secretaria, se ve obligada abandonar la ciudad tras cometer un robo a su empresa. Durante su huída, decide hospedarse en un misterioso motel, donde conocerá al anfitrión, un joven enigmático llamado Norman Bates (Anthony Perkins). A partir de entonces, comenzarán a desarrollarse una serie de extraños sucesos, los cuales girarán en torno a una misteriosa casa, situada junto al viejo y aislado motel.

Tal y como mencioné en la introducción, la banda sonora y el propio sonido juegan un papel fundamental en este tipo de películas. Uno de los compositores más célebres de este género fue Bernard Herrmann (BSO de Taxi Driver), del que volveremos a hablar más tarde, quien acompañaría con su música a Hitchcock durante muchas de sus obras. Su música empapa la atmósfera de tensión y nerviosismo, siendo un factor relevante en la recepción del espectador. Además, Herrmann realizó sonidos de ambiente, como es el caso de Los Pájaros (1963), película del mismo director, donde se ocupó de crear aquel ruido metálico que provocaban las agresivas aves de la película.

Hay que agradecer a Hitchcock su enorme implicación con el cine y las innumerables escenas icónicas que dejó a su paso. Especial mención a la escena del cuchillo en Blackmail (1929), más conocida como Chantaje, uno de sus primeros trabajos, donde ya dejaba entrever el sello de su estilo. Mi recomendación personal, en el caso de que no hayáis visto nada sobre el célebre director, es que evitéis los prejuicios de la época y le deis una oportunidad. Este fue mi caso y no cabe duda de que tomé una buena decisión.


· EL RESPLANDOR (1980)


Por supuesto, no podía faltar a la cita el excelso, no, excelcísimo director Stanley Kubrick. Conocido por ser uno de los precursores de la ciencia-ficción (2001: Odisea Espacial) o de encarnar majestuosamente grandes distopías literarias (La Naranja Mecánica), Kubrick decidió experimentar con el género de suspenso, implantando notoriamente su estilo más personal. Y el resultado fue tremendamente satisfactorio.

El Resplandor se trata de la puesta en pantalla de la obra de Stephen King. El escritor cargó en numerosas ocasiones contra la cinta, puesto que discrepaba en la forma en que se reflejó su libro, pero nadie puede negar la calidad técnica y el suspense al que nos vemos atados desde el comienzo. La historia cuenta cómo Jack (Jack Nicholson), un prestigioso escritor, decide aislarse junto a su mujer, Wendy (Shelley Duvall), y su hijo, Danny (Danny Lloyd), en un lejano y misterioso hotel. El trastorno de la personalidad de Jack y las constantes visiones de su hijo Danny, encauzarán al espectador durante la trama de la película.

"Wendy... tengo una gran sorpresa para ti". Pocos podrán olvidar esta escena histórica, la cual podemos contemplar en el propio cartel de la película. Un plano aterrador, que refleja la locura del personaje, tan sólo a la altura del propio Anthony Perkins en Psicosis. Y hablando de planos, a Kubrick le declaro como uno de los maestros de esta categoría -de hecho, el propio director era fotógrafo-. Durante la película, nos encontramos con continuos planos-secuencia que persiguen al personaje (A Danny durante sus paseos en triciclo por los pasillos, o a través del laberinto), lo cual produce tensión al espectador, obligándole a acompañar casi en primera persona a los personajes. La importancia y simbología de los colores se convertirá en una de las características del director -el verde, el equilibrio, y el rojo, la eclosión del mal-. El montaje de la cinta es sencillamente espectacular, estético y aterrador.

Sin duda, seas o no fan del cine de Kubrick, si te gustan los thrillers, las historias de terror y misterio, y te apetece pasar un mal trago (respaldado, eso sí, de una fantástica historia), ¡bienvenido al hotel Overlook!


· EL NOMBRE DE LA ROSA (1986)

El hecho de adaptar la obra maestra de Umberto Eco -la cual recomiendo encarecidamente a todo amante de la lectura- a la gran pantalla, supuso un gran reto para el director francés Jean-Jacques Annaud. En esta ocasión, nos encontramos con un subgénero de suspense muy distinto a lo comentado hasta ahora: el misterio, la intriga, y la búsqueda incesante del asesino en una desolada -y aparentemente tocada por el diablo- abadía italiana, en plena Edad Medieval.

Guillermo de Baskerville (Sean Connery), junto a su discípulo Adso (un joven Christian Slater), serán los encargados de resolver los misteriosos crímenes llevados a cabo en el interior de la abadía. Una obra impregnada de filosofía y teología, las cuales giran en torno al tema de la escolástica. La banda sonora, compuesta por el talentoso James Horner -el cual falleció hace relativamente poco-, nos envuelve dentro de un aura de misterio y, por ende, de suspense. Y una historia que después encontraría películas impregnadas de sus influencias, como viene a ser Seven (1995, David Fincher), la cual nos narra una serie de crímenes; uno por cada pecado capital.

Un largometraje que ningún amante del cine puede perderse y, sin duda alguna, una de las adaptaciones de novela mejor reflejadas en la gran pantalla.


· RESERVOIR DOGS (1992)

Tarantino está de moda. ¿Acaso hay alguien que no haya visto Pulp Fiction? Desde que estrenara su ópera prima, el emblemático director ha cosechado multitud de éxitos en taquilla como Kill Bill, Malditos Bastardos o la más reciente Érase una vez en... Hollywood. Sin embargo, no contó con grandes apoyos en sus inicios, por lo que tuvo que labrarse su camino a base de talento y dedicación. De esta manera, consiguió recaudar 1,2 millones de dólares como presupuesto para su primera película: Reservoir Dogs.

El guión gira en torno a seis ladrones profesionales, los cuales son pillados in fraganti en el momento de un importante robo, por lo que son conscientes de que hay un topo infiltrado entre ellos. Los personajes se ocultarán en un almacén, el cual será el escenario de prácticamente toda la cinta -como ocurriera también en Los odiosos ocho-. Es entonces cuando dará comienzo un terrorífico juego psicológico entre los protagonistas, cuyas dudas serán compartidas por el propio espectador hasta el final de la proyección. Gran parte de la calidad de esta obra se la debemos al espectacular reparto, con figuras como Harvey Keitel (quien apoyó desde un principio el film), Tim Roth, Steve Buscemi y Michael Madsen, entre otros.

Hablando un poco sobre la música, ¿sabéis en que fue destinada una gran suma del presupuesto? Nada más y nada menos, que en comprar los derechos de la canción Stuck in the middle with you, la cual comienza a sonar durante la famosa escena en la que el señor Rubio (Michael Madsen) tortura a un policía. De hecho, la película cuenta con varios éxitos musicales que oscilan entre los 60s y los 80s. Esto será un sello elemental del director. Y es en este preciso momento cuando vuelvo a evocar la figura de Bernard Herrmann (quien comentara antes que fuera compositor habitual de Hitchcock). Para ello debemos situarnos en el último estreno del director, Érase una vez en... Hollywood (2019): el actor de doblaje Cliff Booth (Brad Pitt) decide visitar a un viejo amigo en el Rancho Spahn -donde, como sabemos, habitaba La Familia Manson-. Tarantino nos brinda entonces una escena digna del mejor cine de suspense, y para ello decide utilizar acertadamente una de las piezas que compone Herrmann para... ¿quién si no? Efectivamente, para Hitchcock, en Cortina rasgada (1966).



· MULHOLLAND DR. (2001)

No diga usted surrealismo: diga David Lynch. Después de consagrarse con éxitos aclamados por la crítica como Elephant Man (1980) o la prestigiosa serie de televisión Twin Peaks, Lynch se embarcó con este prestigioso proyecto con la ayuda de dos fenomenales actrices: Naomi Watts y Laura Harring. De verdad, ¡qué dos papelones! A la primera le sirvió para lanzar su nombre al estrellato, mientras que para la segunda, volver a actuar en una película hollywoodense.

La película nos cuenta la historia de dos mujeres que cruzan sus caminos por casualidad. Una de ellas, Betty (N. Watts), es una actriz novel que busca consagrarse en Hollywood, mientras que la otra, cuyo nombre desconocemos (L. Harring), asegura no recordar su pasado; nada más que un confuso accidente de coche y una dirección: Mulholland Drive.

Lynch nos invita a asistir a un viaje onírico, con tintes claros del surrealismo que le caracteriza, aunque mejor definidos como realismo mágico. En ocasiones, se nos hace difícil diferenciar entre lo que es real o no, y nos encontramos personajes que resultan ser elementos simbólicos, alegorías que nos conducen a deducir la trama. La música vuelve a tomar vital importancia, envolviéndonos en una atmósfera similar a la de un sueño. El director cuenta nuevamente con Angelo Badalamenti, compositor de la banda sonora de Twin Peaks, otro de los responsables de que el espectador entre en trance desde el principio hasta el final de la cinta, totalmente absorbido por la intrigante y enrevesada trama. Así pues, si no habéis visto todavía esta película, solo puedo deciros: ¡haceos unas buenas palomitas y sentiros cómodos!

En conclusión, estas son -a mi juicio- las cinco mejores películas de suspense, comprendidas entre 1960 y 2001. Es muy difícil sintetizar los mejores thriller en tan solo cinco, por lo que si quieres participar, puedes escribir tus favoritas en un comentario. Lo que sí es un hecho es que, si eres un amante del cine de suspense o quieres comenzar con él, ¡no te las puedes perder! Y si estás interesado en conocer más, nos leemos próximamente en "Las mejores 5 películas de suspense (II) 2000 - 2020". Hasta entonces, se cierra el telón; y tal y como concluyera Lynch su obra maestra... Silencio.


Iván Trujillano S.

Contacto

Twitter:

@theoldesthuman

Instagram:

@oldesthuman

Email
poetamalditot@gmail.com