Poema del día: "Un trino en medio del silencio", de Renato Ríos. Prosa poética.

El autor Renato Ríos nos brinda un nuevo poema en prosa, el cual gira en torno al deber que tenemos de comprender las creencias de los demás.

"Pan consolando a Psique", Ernst Klimt. 1892.
"Pan consolando a Psique", Ernst Klimt. 1892.

"Un trino en medio del silencio".

Es curioso que no coincidan las mismas gotas de agua hechas, ya sea por la superficie en la que discurren o por la velocidad con la que caen estas. Avanza cada una en su distinto trecho, adheridas se encuentran a estos como si raíles las guiaran, a veces olvidan que hay otros senderos y se ensimisman tanto que en los suyos solo atisban el mañana. Así surgen los ojos en su acuosa superficie, espían discretos al ver destinos tan disímiles, detectan las "rupturas" del camino que guía a sus semejantes y acuchillan con la mirada al percibir vacíos tan grandes. ¿Sabrán que para lo que uno es ser hervido, para el otro es un fresco chapuzón?, ¿entenderán que una muere en la tormenta cuando otra respira esa brisa?, por favor, algunas observan una chispa y otras el sol, mientras no busquen evaporar a hermanas tan mala no es su vista. Debajo de las comunes estrellas colisionar con ellas no debemos, es mejor entender que guía su discurrir, pero en la solitaria noche tenemos que gestar otro suceso, porque bañados en la ceguera solo temblores se nos pueden añadir. Son esos segundos en que explotar quiere la gota, teme porque la línea se ha vestido de sombras, en ese momento con el bisturí del abrazo hay que intervenir, ya comprendidos sus pasos, estaremos preparados para lo que va a venir. Sin tocar una mina, ni cortar un cable, menos evitar la almohada y tratar de usar el sable, calmar sus espasmos nos corresponde, para ello usaremos lo que su cuerpo en el continuo trotar absorbe. ¿Qué importa si en el pecho no compartimos la misma materia?, ¿o si tan alejados sentirnos podemos?, no es relevante aquí cual es la verdadera hebra, solo que no se estrelle cual lluvia contra el suelo. 


Renato Ríos

Editado por Iván Trujillano