Se deben eliminar bienes de la lista mundial de Patrimonio. Artículo de opinión.

10.02.2022

"Las catedrales góticas son impresionantes, pero no excepcionales", cita Eloy González, comparándolas con "la autenticidad del Taj-Mahal o La Alhambra".

Interior de Sainte-Chapelle (Fuente: Ruta cultural).
Interior de Sainte-Chapelle (Fuente: Ruta cultural).


Hace cosa de un mes Lazare Eloundou Assomo, asumió la dirección del Centro de Patrimonio Mundial de la UNESCO convirtiéndose así en el primer africano en ocupar dicho puesto. Los dos objetivos que ha propuesto para ICOMOS bajo su mandato son: hacer que la Lista de Patrimonio Mundial sea más representativa de la riqueza cultural del mundo, y fortalecer la protección de los bienes que la integran. Es decir, diversificar la lista

Esta meta, que a priori puede parecer asequible, es mucho más complicada de lo que pueda parecer. Por muchos bienes que inscribas de América Latina o África (las zonas con menos patrimonio mundial), jamás podrán superar al primer mundo. De 1121 bienes que integran la lista, 529 se encuentran en Europa y EEUU. Casi la mitad. Pero, ¿es porque aquí tenemos un legado cultural más amplio e importante que el resto del mundo? Nada más lejos de la realidad. ICOMOS lleva saltándose sus propios criterios en el viejo continente a la hora de listar bienes desde el comienzo de siglo, concretamente el criterio de que la lista debe ser integrada por bienes únicos y excepcionales a nivel mundial, prácticamente la razón de ser de esta lista.

La organización internacional lleva aceptando casi cualquier cosa que venga de Europa desde hace mucho tiempo, incluso cosas no lo suficientemente pulidas como el Paseo del Prado en Madrid. La lista se ha convertido en un "que bonito es mi pueblo", en una fiesta europea y sobre todo en un juego de influencias, favores y política internacional para repartise el turismo. Es debido a este coladero de candidaturas por lo que afirmo que deberíamos eliminar bienes de la lista mundial de patrimonio. ¿Qué tiene de único y excepcional la Catedral de León? ¿Acaso no hay decenas de catedrales góticas por toda Europa? Por supuesto que es una muestra impresionante de arte, pero si la comparamos con ese mismo criterio de excepcionalidad a otros monumentos como La Gran Muralla China, el Taj-Mahal o incluso La Alhambra, nos quedamos muy lejos de la unicidad.


'Patio de los leones', La Alhambra (Fuente: Getyourguide).
'Patio de los leones', La Alhambra (Fuente: Getyourguide).

Ejemplifico con el gótico, pero las pinturas rupestres o el renacimiento italiano son otros periodos artísticos que tienen muchos ejemplos a lo largo de la lista, saltándose así el criterio de excepcionalidad. Aun así, no creo que se deba eliminar estos bienes sin más, la solución lógica sería crear candidaturas conjuntas, con todas las obras de un estilo aunadas bajo los mismos criterios. Es algo que ya pasa en muchas ocasiones gracias a la cooperación internacional, en España por ejemplo tenemos las iglesias prerrománicas del norte, listadas en conjunto porque no reunían los criterios ya mencionados. Aquí ICOMOS no tuvo problema en acatarlos, de forma acertada claro está. El Gótico, el Renacimiento o las pinturas rupestres son algo excepcional y digno de competir cara a cara con la excepcionalidad de los grandes monumentos mundiales.

Sin embargo, esta idea es utópica. Nadie quiere ser menos que nadie, y por supuesto rebajar lo conseguido no es algo que vaya a promocionar ningún alcalde o político de ningún lado del planeta por muy honrado que sea. Tampoco ICOMOS estaría dispuesta, siguen vendiendo la idea de que estar en la lista es un privilegio, además de que ellos son la pieza central de todo el politiqueo de favores culturales para fomentar el turismo entre los de siempre, el primer mundo.

Deseo que los objetivos de Lazare Eloundou Assomo se cumplan y confío plenamente en que las cosas cambien paulatinamente con su dirección, pero hemos de ser conscientes de que simplemente añadiendo bienes de la periferia mundial a la lista no se van a solucionar las cosas. ICOMOS tiene un problema estructural que no se arregla con un simple lavado de cara en su dirección.


Eloy González



Editado por Iván Trujillano