Sonia Delaunay. Arte abstracto y Moda.

09.03.2022

Repasamos la vida y obra de Sonia Delaunay: cómo el arte abstracto fue introducido en la moda.

'Contrastes simultáneos', Sonia Delaunay (1913). Museo Nacional Thyssen Bornemsiza.
'Contrastes simultáneos', Sonia Delaunay (1913). Museo Nacional Thyssen Bornemsiza.

Una mujer que marcó el arte abstracto y sus diferentes aplicaciones en el diseño fue, sin duda, la artista ucraniana Sara Ilínichna Stern (Gradizhsk 1885 - París 1979), más conocida como Sonia Delaunay. Fue esposa del pintor francés Robert Delaunay, con quien creó la técnica del simultaneísmo que protagonizó el orfismo o cubismo órfico francés.

Dicha técnica trata de utilizar planos de color yuxtapuestos para crear contrastes, que al observarse en conjunto (simultáneamente), el ojo crea espacios, formas y movimiento, así como también las luces.

Sarah nació en el seno de una familia humilde, que no pudo hacerse cargo de ella porque ya tenían tres hijos, por lo que su tío Heinrich Terk la adoptó. Terk era un abogado de prestigio en San Petersburgo, coleccionista y amante de arte. Tuvo una gran colección de obras de la Escuela de Barbizón, por lo que Sarah creció rodeada del arte y la cultura. Precisamente, fue su familia adoptiva quien la envió a Alemania para que siguiese estudiando en la Universidad de Karlsruhe, lugar que le hizo descubrir la pintura vanguardista. En 1905 fue a París para matricularse en la Academie de la Palette. Allí conoció a André Dunoyer de Segonzac y Jean Louis Boussingault. En esta época comenzó en el arte del grabado gracias a Grossman.

Las obras que realizó Sarah (Sonia) en 1907 tienen influencias del expresionismo alemán, de Paul Gauguin y de Vincent Van Gogh, pero pronto saltó al fauvismo. Pactó con Wilhelm Uhde (dueño de la galería donde expuso obras fauvistas) un matrimonio de conveniencia para evitar regresar a Rusia, como le pedía su familia. Descubrió de la mano de éste el círculo artístico en el que se encontraba Picasso o Braque, fue entonces cuando conoció a Robert Delaunay. El flechazo artístico no tardó en fraguarse y ambos se casaron. De ahí a que tomara Sarah el nombre de Sonia Delaunay. Tanto a Sonia como a Robert les apasionaba la experimentación artística y dieron el paso hacia la abstracción más pura. Siguieron caminos artísticos separados en cuanto a técnica, pero relacionados en estilo.

De hecho, su cooperación artística les llevó abrir un taller hasta 1835 en su residencia de la Rue de Grands Augustins. Alrededor del matrimonio Delaunay-Terk se formaron músicos, pintores y escritores como Apollinaire.

La primera obra abstracta de Sonia Delaunay fue una colcha de patchwork para la cuna de su hijo Charles. La creó combinando y contrastando retales de diferentes colores. De dicha creación abstracta se percataron sus amigos y artistas del círculo que la rodeaba, quienes reconocieron en esta colcha las bases cubistas.

Desde este momento, Sonia se animó a diseñar objetos de decoración con tonos vivos, tanto para su casa como para la de sus amigos y artistas afines. Pintó los primeros "Contrastes simultáneos" e hizo sus primeras encuadernaciones de collage para sus libros de Apollinaire, Mallarmé o Rimbaud. Entre otras encuadernaciones y artes decorativas de Sonia en esta época, destaca la ilustración que hizo para el poema La Prose du Transsibérien et de la Petite Jehanne de France. Mención especial también merecen las portadas que hizo para la revista expresionista Der Sturm. Al mismo tiempo, diseñaba sus modelos simultáneos de chalecos y trajes que el propio matrimonio vestía.



Pronto su fama saltó a Europa occidental, pero más como diseñadora comercial que como artista. Aplicaba la simultaneidad a un amplio rango de soportes y objetos, como tapas de libros o telas. Participó en el Primer Salón de Otoño de Berlín (1913), exponiendo hasta veinte piezas. Al siguiente año también participó en el Salón des Indépendants de París, mostrando sus "Prismas eléctricos". Su estilo ya era su seña de identidad, con el que hizo haciendo carteles publicitarios para marcas como Zéntit o Chocolat.

Sonia y Robert estuvieron de vacaciones en Fuenterrabía en el verano de 1914. Pero al estallar la I Guerra Mundial deciden quedarse en Madrid, ya que Robert fue considerado inútil para hacer el servicio militar. Famosas son las pinturas "Chanteurs de Flamenco" de Sonia.

Posteriormente, se mudan a Vila do Conde (Lisboa), donde comparten alquiler en una vivienda con Eduardo Vianna y Sam Halpert. Se reencontraron con Amadeo de Souza-Cardoso y conocieron a otros artistas portugueses, época en la que Sonia impulsó más la luz que ya experimentaba en España, una luz "desembarazada de grises que exalta el color que se ha convertido una entidad en sí mismo". La luz empezó a estar presente en su prolífera actividad desde entonces. Como diseñadora de portadas, hizo la del catálogo de su exposición en la Nya Konstgalleriet (Estocolmo) y varias para la revista Vogue. Pasó a realizar grandes composiciones de cera sobre tela como Marché au Minho y Hommage au donateur. Incluso, diseñó la fachada de una capilla en un convento jesuita, pero no se llegó a realizar.

En 1917, año en que el matrimonio vivió en Barcelona, Sonia tuvo un duro revés, ya que estalló la Revolución Rusa y dejó de ingresar su pilar económico, las rentas que recibía desde Rusia. Pero se mudaron a Madrid y recibieron la ayuda de Serguéi Diáguilev, quien consiguió que participasen en los Ballets Rusos, donde Sonia diseñó el vestuario de reposición para el ballet Cleopatra. Pero también gracias a Diáguilev, Sonia conoció a Alfredo Escobar y Ramírez, el marqués de Valdeiglesias, quien dirigía el diario La Época. Se abrió una gran oportunidad para Sonia, ya que se dio a conocer entre las mujeres aristócratas para quienes diseñó vestidos y objetos domésticos decorativos. Incluso, diseñó la decoración del Pequeño Casino de Madrid.

Todo este impulso y ayuda económica llevó a Sonia a abrir su propia boutique de moda y complementos, consiguiendo un gran éxito entre sus clientes del círculo artístico de Madrid. Pero esta boutique fue la primera de varias sucursales que abrió en diferentes capitales como Barcelona, San Sebastián o Bilbao. En la ciudad condal se estrenó el ballet Cleopatra (1920), cuyo vestuario diseñado por Sonia causó gran expectación y continuó entonces con el de la ópera Aida.

El matrimonio Delaunay volvió a París en 1921, atraídos por las nuevas corrientes artísticas. Se integran de nuevo en las vanguardias y se reencuentran con sus amistades como André Bretón, Albert Gleizes o Tristán Tzara. Se inspiraban en las obras de Sonia para escribir sus poemas y vestían sus diseños. Decora la librería Au sans pareil en Neully, donde hizo "Ropas poemas" en colaboración con sus amigos y también artistas. Vuelve a encuadernar portadas, en este caso para libros de Iliazd y Tristán Tzara.

En 1923 hizo el vestuario para una obra de Tzara, Le coeur à gaz, cuyo gran éxito alcanzó a la crítica, a pesar de la intervención policial en el espectáculo. La prensa se hizo eco y una empresa textil importante de Lyon contactó con ella para que diseñase motivos para sus telas. Sonia se convirtió en la más conocida del grupo de artista del siglo XX, introduciéndose sus diseños en la moda más comercial.


Un año más tarde participó presentando la "moda del futuro" en un acto a favor de refugiados rusos, con maniquíes acompañados por un poema de Joseph Delteil. El modisto Jacques Heim contactó con ella y ambos abrieron el Atelier simultané, donde Sonia creó sus primeros abrigos bordados que tanto furor causaron en la moda. En el Salón de Otoño expuso sus trabajos en movimiento, conseguido con una máquina que inventó Robert.

Como diseñadora y junto con su marido empieza a hacer decorados para el cine (1926), así como el vestuario de las películas Vertige de Marcel de L'Herbier y Le P'tit Parigot.

Los diseños de Sonia tuvieron tanto éxito que la Sorbona de París la invitó para dar una conferencia en 1927: "El influence de la peinture sur del arte vestimentaire". No obstante, la recesión económica francesa la obligó a cerrar su Atelier simultané. Entró a participar en la primera exposición de la Unión de los Artistas Modernos en el Museo de las Artes Decorativas y en otra muestra itinerante que llegó hasta los Estados Unidos.

Entre 1931 y 1934, el matrimonio Delaunay se centran casi de forma exclusiva en la pintura abstracta. Pero Sonia seguía trabajando en las artes decorativas, escribiendo en revistas de moda y diseñando carteles publicitarios. En éstos últimos introdujo las lámparas de mica-tube, de entre los que destaca el cartel para el papel de fumar Zig-Zag. Con este cartel ganó el primer premio del concurso que organizaba la Compañía Parisina de Distribución Eléctrica.

Robert Delaunay fue el encargado de decorar dos pabellones de los arquitectos Mallet Stevens y Felx aublet en 1937, incorporando por supuesto a su mujer Sonia. Formaron parte de un equipo de hasta cincuenta pintores y obreros como Gleizes o Survage, que recibió la medalla de oro por sus paneles del Pabellón de los Ferrocarriles. Continuando con el arte monumental, Sonia hizo al año siguiente una puerta de cemento coloreado que daba acceso a la exposición Arte Mural. Ambos, Robert y Sonia hicieron la decoración del vestíbulo de las esculturas del Salón des tulleríes, a propuesta de Othon Friesz.

En 1938, Sonia y Robert organizaron la exposición "Realités Nouvélles" junto a otros artistas abstractos para reivindicar este estilo. Siguieron cosechando éxitos, pero el 1941 fallece Robert Delaunay, y más tarde Sonia se traslada a Toulouse. Allí se reencontró con sus amigos Tzara o Uhde y decoró el Centre d'Accueil International de la Cruz Roja, siendo ésta su última decoración de interiores.

Volvió a Paris en 1945, tiempos en los que trabajó para que la figura de su difunto esposo no se olvidara, por lo que año más tarde, impulsó la primera retrospectiva de Robert Delaunay junto con Louis Carré. Realizó con Fredo Side el primer Salón des "Réalités Nouvelles", cuya única premisa era el arte no figurativo y donde Sonia expuso varias veces.

Fue en los años cincuenta cuando se empezó a reconocer la obra de Sonia Delaunay individualmente, rompiendo con la creencia de que sólo se resultaría una carrera artística del matrimonio. Se empiezan a hacer recopilaciones de sus obras mientras ella continúa creando e investigando sobre el color. Vuelve incluso a diseñar decorados para el teatro.

El Städtischs Kunsthaus de Bielefeld organizó en 1958 la primera gran retrospectiva sobre Sonia Delaunay con hasta 250 obras. A esta gran exposición le siguieron otras por todo el mundo hasta los años ochenta. Sonia y su hijo Charles donaron en 1964 hasta ciento y una obras, tanto de ella como de Robert. Pero no se pudo ver esta colección conjunta hasta 1987 en una gran exposición del Museo de Arte Moderno de París.

En 1975 el estado francés la nombra Oficial de la Legión de Honor. Tres años más tarde publica su libro Nuevos Irons jusqu'au soleil, haciendo una reflexión tanto de su trabajo como el de Robert. Finalmente, en 1979 Sonia tuvo un accidente que la hizo perder gran parte de su movilidad, aunque continuó pintando, hasta que el 5 de diciembre de ese año murió en su taller. Los guaches para la gran retrospectiva del Museo Albright-Knox de Búfalo fueron sus últimos trabajos.

El pasado 2017 se celebró la primera exposición de la artista en España, "Arte, diseño y moda" en el Museo Nacional Thyssen Bornemisza.


Susana Cano




Editado por Iván Trujillano